"¡Viva el vino!" (Mariano Rajoy, 2007)

El Manantial (The Fountainhead)

King Vidor, 1949
Primero de todo dar las gracias al ilustre autor de novela histórica Mr.Lombreeze, quien en su post de hace unos meses me recordó la existencia de esta película, que por otra parte ya había visto de muy jovencito sin que me impactara demasiado, y es que hay películas que requieren haber vivido unos años para poder asimilar todo lo que llevan dentro. En estos días vacacionales he encontrado el tiempo de ponerme manos a la obra, aquí vamos con “El manantial” aunque esta vez creo que vamos a hablar más de filosofía que de cine. Los que tengan poco tiempo pueden ir directamente al final del post a ver la nota que le he puesto a la película y comentar directamente. Para los cuatro que se lean lo que viene a continuación, creo que nos divertiremos….

En primer lugar hay que hablar de Ayn Rand, filósofa estadounidense de origen soviético, quien creó la corriente filosófica conocida como “Objetivismo”, consistente (entre otras cosas) en una apasionada defensa del egoísmo y el individualismo. Según Rand, los grandes logros de la humanidad han venido de la mano de personas que buscando su propio beneficio han alcanzado logros para la civilización que de ningún modo se hubieran alcanzado actuado de forma altruista. Es un concepto que queda acuñado en la célebre frase de Rand: “El ego del hombre es el manantial del progreso humano”.

Lo complejo de ponerse a pensar en esto es que resulta complicado no estar parcialmente de acuerdo con ese punto de vista, y que eso te lleva a darte cuenta de que si el egoísmo es una virtud, por oposición, la humildad es un defecto, y que de ahí a conceptos defendidos por Rand como “el sacrificio personal siempre es inmoral” o “el extremismo es bueno” hay un solo paso, ya que según las tesis objetivistas, alguien humilde que se sacrifique por la comunidad no está dedicando sus esfuerzos a satisfacer su ego, que es lo único que permite alcanzar logros realmente notables…. ¿A que acojona?

Investigando un poco uno puede llegar a una página web de esta corriente filosófica donde curiosos artículos sobre temas tan bizarros como que la Navidad debería ser más comercial y egoísta, que es de indeseables dar gracias a Dios en la mesa en lugar de dárselas a los empresarios que les dan de comer, o la tontería de instaurar un seguro sanitario público USA cuando éste nunca puede ser un “derecho” si proporcionarlo implica un “deber” para otros. Y es que las ideas de Rand rechazan vehementemente la religión y el socialismo, pero uno se da cuenta de que todos esos razonamientos están construidos sobre brillantes argumentaciones en base a las tesis principales de la corriente filosófica. Así que doble acojone amigos, ponerse a pensar en según que cosas te puede llevar a peligrosas conclusiones.

Viendo estas películas o leyendo sobre estos temas te das cuenta de hasta que punto “el sistema” nos tiene aborregados con los cerebros funcionando al mínimo. El opio de los pueblos (ya no religión sino fútbol, televisión, política, videojuegos, según que cine, etc.) hará que no nos preocupemos lo más mínimo por estos temas y pongamos en peligro las débiles bases sobre las que tenemos montada nuestra civilización.


-El amigo arquitecto prefiere darle a la broca que vender sus principios-
 
Vamos con la obra maestra dirigida por King Vidor en 1949. Se trata del magistral retrato de Howard Roark (Gary Cooper), un arquitecto de principios inquebrantables sobre el concepto de sus obras, que solo permite construir si consigue que éstas se realicen exactamente de acuerdo a su diseño, y si a algún constructor se le ocurre modificar mínimamente su concepto es capaz de….. (Os ahorro el spoiler). Además Howard cuando dice no (que son muchas veces), no pierde el tiempo en dar explicaciones, adoptando siempre una postura indiferente y segura de si mismo que le lleva como si tal cosa a tener que trabajar de obrero en una cantera ante la solidez de sus principios. Pero es que el antagonista de Howard, el magnate de la prensa Raymond Massey (Gail Wynand) es otro personaje igual de fascinante que evoluciona desde actitudes completamente opuestas a la visión de Howard, a perder toda su fortuna en una causa perdida en su defensa. Y no alargo comentando los otros personajes secundarios, igual de interesantes y apasionados.

“El manantial” es una obra maestra porque consigue que veas completamente razonable el comportamiento de ese personaje aferrado a ideales de dudosa moralidad (como creo que ha quedado claro en los párrafos anteriores), porque te hace mover las neuronas y plantearte cosas, y porque es sencillamente perfecta en cualquier aspecto puramente cinematográfico imaginable (ritmo, estructura, banda sonora, interpretación, etc.).


-El plano final de la cinta nos vende que el señor Roark ha llegado a lo más alto gracias a su inquebrantable voluntad... y suerte que se acaba la película o entrariamos en el proselitismo-

Daría para largos escritos, el porque esta novela/película gusta apasionadamente a los americanos y encaja tan bien con sus ideales de el “El sueño americano” y todas esas cosas, pero no deja de ser una paradoja que les recuerde que solo un completo individualismo les llevó donde están (y por extensión a toda la civilización occidental). Por tercera vez nos acojonamos y nos planteamos si no debemos dar gracias en la mesa a nuestro jefe en la próxima comida familiar…. ¡Felices navidades comerciales y egoístas a todos!
Valoración: 10/10
.

14 comentarios:

David dijo...

Menuda película. No me veo capaz de quitar un 10 a uno de mis directores favoritos (si no, "mi director favorito", que por ahí anda). Pero tal vez no se lo hubiera dado a esta película. No comulgo para nada con las tesis randianas, que pueden devenir en cosas muy feas, como tú señalas... Pero hay una anécdota que es genial y merece contarse:
King Vidor no estaba de acuerdo con el final de la peli (que no voy a destripar ya que tú no lo has hecho)... Planteó a los productores que por esa regla de tres, él podía hacer lo mismo con la película. Le dijeron que lo hiciera... y a ver lo que pasaría en el juicio (ja,ja).
No he leído este libro de Rand, pero el guión es de ella y se opuso a que se modificara una sola coma, por lo visto. Para la figura de Roark se inspiró en el arquitecto Frank Lloyd Wright, pero me parece que éste debió aceptar o realizar modificaciones en sus proyectos...como todo hijo de vecino. Y es que eso de mantenerse fiel a unos principios me parece que tan poco "humanos" (¿vivimos al margen de los demás?) hace que no me convenza el mensaje de la película. De hecho, es casi la filosofía opuesta a ¡Qué bello es vivir! Curiosamente, hay una magnífica escena en la que el malvado Potter le hace pensar a George Bailey que desperdicia su vida, su talento y su inteligencia ayudando a la gentucilla del pueblo.
Pero Capra y sus guionistas nos demuestran que no es así. El ejemplo de George es lo que hace que ellos se muevan cuando necesita ayuda. Me quedo más con esta filosofía. Pero King Vidor es tal vez uno de los mejores directores del cine (y no del silente, como siempre dicen.. del sonoro también) que ha existido, así que si tú dices 10/10, acepto encantado.
Jo, cómo he largado...

Bargalloneta dijo...

Delante películas de este calibre el 10 está totalmente justificado.... hace años que la vi, como tu, de jovencita y creo que después de leerte voy a revisarla!
felices fiestas a ti también

Nana Nicotina dijo...

Viendo esta película me enamoré un poco más del cine; y me enamoré perdidamente de Gary Cooper.
Por otro lado, la temática me toca bastante de cerca; ni que decir tiene que está entre mis favoritas, sin dudar un segundo.
Felices fiestas, por cierto :)

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Pues como esta no la he visto y me fio de su criterio, estimado Doctor, voy a buscarla ahora mismo y a disfrutarla en cuanto me sea posible y así me desintoxico de Haneke jejeje.
Saludos y ya le diré algo sobre ese 10/10

dvd dijo...

Grandísima película, de las que ya no se hacen, porque ahora la libertad de criterio está en el plano y Vidor descubrió una cosa llamada "fuera de campo"... Hace años sostuve un encendido debate acerca del objetivismo que me trajo no pocos problemas de aula; yo era joven, inconsciente y muuucho más libre... en fin...

Kike dijo...

Pues amí, además de ofensivo, me pareció un coñazo.

M. Jordan dijo...

Curioso, porque la ví hace tan sólo unos días y me pareció simplemente increíble. Vidor es uno de esos genios del cine clásico que todo cinéfilo debería repasar.

Muy interesante tu post, aunque se echa en falta algo más de opinión propia y menos periodística.

Un saludo.

Mr. Lombreeze dijo...

Gracias por la cita Doc. Esta peli se merece un post como el tuyo, no uno como el mío ;-).

Fíjate que yo la vi de pequeño también y me pareció un tostonazo hasta que llegó el discurso final en el juicio. Esas palabras me impactaron ya entonces y me han hecho revisitar la película varias veces. A mí me gusta mucho, aunque no comparta su filosofía del todo. Eso sí, estoy convencido de que del Mundo tiran unas cuantas mentes preclaras y visionarias. Aún así, soy mucho más Capra. Como bien dice David, puede ser un interesante ejercicio ver El Manantial y Qué bello es vivir en Navidades y sacar conclusiones...

Por cierto, parece ser que Gary Cooper no se gustó nada en el speech final, pidió perdón a la escritora por tan pobre interpretación y quiso repetir la toma...

Yo no le puedo dar un 10 porque las escenas "románticas" entre Gary Cooper y Patricia Neal me chirrían un poco.
Pero va para esta grandísima película uno de mis 9 favoritos.

Por cierto, la novela es también muy recomendable.

Dr. Quatermass dijo...

David, muy interesnte la anécdota que cuentas, es genial. Y es verdad el mensaje es opuesto a Capra. También tienes razón con lo del mensaje, es lo que digo en el pie de foto, el final flirtea peligrosamente con el proselitismo, cosa que de haber ido a más hubiera tirado al traste toda la película. Pero también creo que es una virtud hacer creíble a ese personaje tan extremo, pienso yo.

Bargalloneta, Nana, me alegro de que coincidáis conmigo.

Crowley, a por ella hombre que usted le sacaría muuuucho jugo...

jajaj dvd, ya me imagino el debate y los peligrosos temas por los que transcurrió. Si es lo que tiene darle al coco, siempre molesta a alguien que uno piense.

Kike! puedo llegar a compartir lo de ofensivo (aunque por esa regla de tres no podríamos ver películas de nazis) pero lo de coñazo me parece menos objetivo.

Monica, muchas gracias por la crítica, se acepta de buen grado.

Lombreeze, sí, el discurso es impactante desde luego, y creo que lo deberían ver muchos supuestos artistas, porque tambien habla de la originalidad en la creación (el resto de la cinta es mas sobre la integridad). Sería otro debate si un mensaje invalida las cualidades de una película, lo cual no sería un debate poco interesante. Me apunto lo de la novela.

Saludos y gracias por comentar!

tomas dijo...

Saludos.

Esta es de esas películas que tiene mucha miga. Partiendo de la biografía de la autora del libro, a la que le dedicaron un artículo en El país de ayer; hasta lo que plantea la historia esa idea del triunfo y demás que como poco puede ser discutible, pero que -por otro lado- dio pie a una película de este calibre.

M. Jordan dijo...

A mí el discurso final me parece que lastra la película, no tanto por la carga ideológica sino porque rompe el dinamismo y el ritmo que hasta entonces ha llevado el guión.

Nihilista dijo...

Interesante análisis, tocará apuntársela. Yo con Rand coincido en algunas cosas (aunque otras me parecen, como dices, bastante inmorales). Pero sí, es una ideología bastante interesante.

No he leído nada suyo, pero pretendo echarle valor y leer "La Rebelión de Atlas" este verano.

domingo dijo...

Esta película es sólo una muestra de la visión de Ayn Rand. Las críticas que veo que hacéis de su filosofía son infundadas y estáis criticando detalles de la página web que están fuera de contexto y no son esenciales. Ayn Rand es el principal filósofo que ha existido después de Aristóteles y leer su obra maestra Atlas Shrugged (La Rebelión de Atlas) es una experiencia inigualable. Entonces cada uno puede formar su propia opinión. Saludos,

Vicisitud y Sordidez dijo...

No se puede insultar lo suficiente al objetivismo. Ni a su endeblez argumentativa. Pero me gustaría decir una cosa sobre la peli: es muy mala. Y me encanta Vidor, pero pretender que una buena fotografía y algunos decorados oculten un guión tosco, con personajes reemplazados por parlamentos filosóficos irrisorios, con total ausencia de subtexto, con Gary Cooper tartamudeando frases imposibles, con una risible por desaforada partitua de Steiner, con soluciones de puesta en escena - esas miradas al tendío - de traca...

Lo que viene siendo un pestiñazo que no se le perdona a "Abigail" o culebrón similar y sí a la incapaz de Rand.