"¡Viva el vino!" (Mariano Rajoy, 2007)

¡Necesito Vinilo + CD! : Fira del disc + mis tessorosss


Las últimas compras de CD que hice me hicieron replantearme si volvería a hacer alguna compra en este formato, resulta que te puedes descargar el álbum de un grupo que te gusta un mes antes de que salga (lo habitual últimamente), y para cuando te llega el CD resulta que te lo sabes de memoria y además te va mejor escuchar los MP3 desde el reproductor portátil o el del coche que el CD que ya solo puedes ponerlo en el salón de casa.

Pero es que hacía tiempo que no me tropezaba con dos álbumes como los últimos lanzamientos de Opeth y Steven Wilson, el disfrute supremo del preview me ha hecho desear como pocas veces tener el producto físico en mis manos, sé que lo voy a poner poco, pero necesitaba tenerlo, no se si me explico. En el caso de Opeth la edición es de aquellas que molan: Portada 3D retractilada (algo parecido a lo que hicieron Tool en Aenima), libreto bonito bonito, y un DVD con temas extras, un documental imprescindible para fans y.... una mezcla en 5.1/DTS del álbum. ¿Merece la pena escuchar un disco en este formato?, pues no soy fanático pero si tienes un equipo decente (que no de alta gama ni nada parecido), aprecias más la riqueza instrumental, oyes instrumentos que en la mezcla convencional apenas se intuyen, y en general, es una experiencia complementaria (que no radicalmente diferente), o sea, que mola vamos.


Pero no solo de MP3 + CD vive el hombre, cualquier hombre (o mujer) que se precie, necesita complementar con una buena dosis de vinilo, así que... ¡de cabeza a la feria del disco! que este fin de semana se producía en Barcelona. Ya comenté algo en la edición del año pasado, pero como dejar escapar la ocasión de revolver entre toneladas de grasientos y polvorientos vinilos venidos de todas partes del mundo, bueno la mayoría de España y Francia pero los cuatro o cinco expositores que vienen de UK y USA son mis favoritos absolutos. Si es que nunca me cansaré de mostrar mi desprecio hacia los editores hispanos que denigraban ediciones en vinilo de kilo con portadas dobles o triples, insertos, posters, etc. a mierda ediciones sencillas de carpetica + disco grosor papel de fumar en una bolsica y vas que te matas.... ¡Cabrones!

Pero bueno estos eventos te dan la ocasión de renovar tus mierda-ediciones patrias por ediciones pata negra, un ejemplo que ha caído hoy para mi regozo: "Cornerstone" de los imprescindibles Styx, tenía una edición pátria consistente en esto que véis:


Pues bien por no demasiados cuartos (10€ concretamente) ha caído la edición original USA con una originalísima apertura de carpeta, inserto interior con fotos, letras, créditos, etc., una molona carpeta interior, y por supuesto, un vinilo con un sonido que ni comparación. Mirar, mirar la diferencia: 


Por 30€ me he llevado como 10 álbumes de todos los estilos colores y sabores para degustar con calma hasta que llegue el próximo evento (presupuesto y espacio limitan lo suyo). Eso sí, el subidón de un par o tres de horillas revolviendo cubetas y viendo pasar portadas conocidas hasta encontrar las que te hacen tilín a precios razonables no tienen precio.... ¡long life vinyl!.

9 comentarios:

Guzz dijo...

Cuando llevo reloj lo llevo de bolsillo ya que, como media un mínimo esfuerzo, me aseguro así de mirar la hora solo cuando realmente quiero saberla. Extrapolando tamaña soplapollez (aunque cierta por otro lado) es justo lo que me pasa cuando se trata de escuchar música en casa y pongo un "posavasos" o un vinilo (¿quiero oir algo de fondo por oir o quiero escuchar con plena atención?... y sin elitismos de a granel que medien, que es la maldita realidad). Long live a rpm compañero desde luego y saludos guzzeros.

Víctor Hugo. dijo...

¿Y el vinilo lo puedes escuchar en el coche o en el mp3? Pues las mismas pegas que pones al CD en cuanto a la portabilidad lo puede poner al vinilo.
Por mi generación. me ha tocado vivir con el CD y salvo la pérdida que supone el menor tamaño de contemplar la portada y sus detalles, poco más puedo decir...
Cuando voy a casa de amigos de mis padres y ponene vinilos entiendo el romanticismo de quitar la funda y poner la aguja, pero de ahí a decir que al hacer eso ya se le presta más atención a lo que suena... En el CD hay que abrir la caja y darle al play. No suena la estática, pero para el caso es lo mismo. Lo de la calidad de audio es otra discusión (aunque he escuchado a muchos usuarios de vinilo reconocer que tras escuchar numerosas veces un vinilo al final este se va a la porra y que hay más romanticismo que otra cosa, además del incordio de tener que cambiar de cara en mitad de una obra de Rock Progresivo por ejemplo). Simplemente, si no se disfruta de esa canción o ese disco será porque es malo, creo.
Otra razón por la que los usuarios disfruten ma´s de sus vinilos es porque creo que son discos que escucharon en su juventud y eso no cambiará nunca, mientras que los CD´s que compran son de novedades que se pueden bajar y tal, perrdiendo encanto.
A mi me ocurre cuando bajo algún disco para comprobar de qué va, que puede que pase dos días sin escucharlo, algo que ni en sueños ocurriría si me lo hubiera comprado.

En fin, que esto da mucho juego.

¡Saludos!

TSI-NA-PAH dijo...

Yo no he ido a la feria,me queda unos 1000 y pico kilometros lejos!!!
Pero el de Steve Wilson y Opeth en sus ediciones vinilos son de lo mas gustozas!
Si te interesa algunos discos en vinilo de progresivo, dame un toque en el blog!
un abrazo

Cinemagnific dijo...

Creo que el CD cada vez tiene menos sentido. El vinilo es lo que creo que se quedará al final.

José Fernández dijo...

A mi lo del 5.1 no me acaba de convencer. Yo tengo 2 orejas, no 5.1 xD

En lo del vínilo estoy basicamente de acuerdo con Victor

José Fernández dijo...

Que me se olvidaba! En lo de las ediciones hispanas tienes más razón que un santo. Por no hablar de los precios de las tiendas de 2ª mano en España...

Dr. Quatermass dijo...

Es cierto, el hecho de poner un cd/vinilo es asumir que le vas a prestar atención a algo conreto y deseado. Poner en shuffle 4000 temas en mp3 es otra cosa...

Victor Hugo, a ver si consigo explicarme. Un vinilo es objetivamente más engorroso de usar pero tiene como mínimo dos grandes ventajas: 1) el tamaño de las carpetas, quizá esto pueda sonar irrelevante, pero a mi que me gustan las carpetas, créditos y demás, it makes a difference to me... y 2) suena diferente, mejor o peor es subjetivo, pero suena indudablemente diferente (para mi mejor, con un rango de frecuencias mucho mayor y menos compresión, los agudos son agudos y las baterías suenan como en ningún CD), vale sí, a veces se cuela refrito pero no se puede tener todo. No es cierto que con unas veces que lo uses empieza a sonar mal, con el equipo adecuado eso no pasa (o pasa después de 100 veces). De verdad que no es un ejercicio de snobismo, el disfrute es superior a un CD.

Donde si que te doy la razón es en lo de la conexión emocional con esa música. Uno puede comprar vinilos de los 70 y 80 (de los 60 solo si tienes mucha pasta) y es la música que yo he mamado y la que me compro en vinilo (no se me ocurre -de momento- comprar novedades en vinilo). Bueno el tema daría para mucho, pero por resumir: para ir por ahí y practicidad obviamente MP3. Para casa prefiero el vinilo para las pocas veces que puedo sentarme con calma ante un disco.

Un saludote.

Guzz dijo...

Perdón por reincidir Dr., pero Victor Hugo me da la impresión de ser una persona que argumenta sus motivos y eso merece un respeto (ojalá todos los debatientes fueran así).
Opino como el autor de la entrada que ya está bien de esa asociación directa "vinilo=gafaspasteo" (o similares). Sencillamente es una preferencia de sonido (se prefiere un "reproductor" que no un "lector", en este caso). No tiene que ver con: "como escucho vinilos sé más que tú y amo más la música" (olvidémonos de eso). Yo lo asocio más a algo puramente fetichista y, efectivamente, nostálgico. Es un protocolo de acción: vas al baúl/estanteria sacas la carpeta que toque (te preparas la de después a veces), lo pones y para el sofá a evadirte de todo... Cosa que no hago cuando conduzco por calidad que tenga el loro del coche (qué estoy conduciendo, leñe !), mientras camino (no quiero que me atropellen o algo), o cuando voy en autobús (con el sobaco de algún tipo al lado, sudando la padrina y tratando de mantener el equilibrio). Por supuesto que voy a currar con el mp4, o mientras que estoy en el ordenador (como no quiero el divorcio) no pongo el tocata del comedor sino cedeses, pero, para escuchar música en casa y no estar por ni para nada más que eso... Vinilo que te crío !. Creo que este comentario es más largo que el propio y fantástico post, mis más sentidas disculpas (pero es que el debate este, más si es con educación y razonando, me apasiona la de "diosescristo") Guzzeros saludos y suerte para todos.

Dr. Quatermass dijo...

Amén hermano.

Como digo en las entradas: "comentarios mejores que el propio post"

Tu lo has dicho, el "protocolo" es la clave, implica tomar la decisión de escuchar música y estar por ella.