"¡Viva el vino!" (Mariano Rajoy, 2007)

Black Mirror: Mini-serie TV imprescindible

Por aquí he colado más de un post en línea anti producciones televisivas, es cierto que hace un tiempo rechazaba todo lo que venía de ahí por los motivos que he explicado varias veces, pero hace un tiempo estoy algo más receptivo: Soy entusiasta de Californication y Game of Thrones, pero no me la dan con queso con The Walking Dead y Alcatraz, con las que lo he intentado seriamente. Sin embargo en esta ocasión tengo que quitarme el sombrero ante esta reciente producción británica de tan solo 3 episodios de 50 minutos, que de hecho son completamente independientes y podrían funcionar como mediometrajes de ciencia-ficción con el denominador común de los efectos de las nuevas tecnologías y especialmente cómo esto afecta a la manera en que nos relacionamos.

El primer episodio narra nada más y nada menos el chantaje que sufre el primer ministro británico: Debe follarse a un cerdo retransmitido en prime-time por TV o la princesa será asesinada, solo por sacar adelante ese delirante principio argumental ya merece la pena éste episodio donde ya os imagináis el ecosistema de youtubes, facebooks, twitters, y demás tiene protagonismo clave. El segundo plantea un futuro cafre donde los humanos generan energía y son alimentados con placebos tales como el porno o los reality televisivos, programas que son obligados a ver en un futuro que parece sacado de "1984". El tercero imagina que sucedería si estuvieramos equipados con dispositivos que son capaces de grabar todo lo que vemos y almacenarlo durante toda la vida.
 
¿Lo Hará? ¿No lo hará?
Pues no puedo menos que recomendaros estos tres programas porque son de lo mejor que he visto en el género televisivo. E independientemente de géneros, de lo más clarividente en el campo de la ciencia-ficción en los últimos años.

2 comentarios:

Mr. Lombreeze dijo...

Me la recomendó redrum y por ahora solamente he visto el primer capítulo que no me gustó. Me pareció una metáfora demasiado facilona y ya no vi los otros dos episodios por pereza. Pero voy a darle una segunda oportunidad ahora que tú vuelves a insistir.
Macho, las series inglesas son acojonantes y son la antítesis de esas dos mierdas yankis que nombras. Hazme caso y disfruta de miniseries como Sherlock, Whitechapel, Luther o The Fades. Son buenísimas.

Dr. Quatermass dijo...

Supongo que lo de mierdas son para las que nombro para mal. Tomo nota de las recomendaciones, especialmente Sherlock que me ha llegado por varios sitios.

Un abrazo