"¡Viva el vino!" (Mariano Rajoy, 2007)

Las aventuras del barón Munchhausen (Münchhausen)

Josef von Báky, 1943
Esta producción fue promovida por el servicio de propaganda del III Reich durante los años previos a la segunda guerra mundial para conmemorar el 25 aniversario de los estudios UFA, que alumbraron clásicos del calibre de “Metropolis”. Para ello se diseña una costosa superproducción que pasa por ser una de las primeras películas realizadas en color en Alemania. Un color de vivos tonos cálidos que van muy bien con la historia. Por cierto nada de Technicolor o cosas americanas: “Agfacolor” se llama el invento alemán utilizado.

Seguramente es la adaptación que incorpora un mayor número de los relatos presentes en las novelas. Cualquier momento es aprovechado para introducir breves secuencias con ingredientes fantásticos, en este sentido la película nunca se hace aburrida ante tal despliegue visual enriquecido con unos efectos especiales muy destacables para la época. A mayor escala, el hilo conductor de todas las historias está bien hilvanado y la película resulta de lo más entretenida, quizá algo naive, pero no creo que tuviera mayores ambiciones en ese sentido, ya que las costuras de entretenimiento familiar están claras de entrada (aunque ahora que lo pienso no se como esto es compatible con las escenas de las esclavas del harén en pelotas -impensable en cualquier otra cinematografía de la época-, ¿sería un experimento del Dr. Mengele para ver como las mentes infantiles se corrompen?).

-Vaya despelote los nazis, oiga...-

El argumento se centra en los relatos del barón desde su mansión. Parece que estemos en el siglo XIIX pero solo son apariencias. Empezamos con el barón regresando a su villa triunfante después de algunas batallitas, es una escena coral brillante con una ambientación de la época genial y masas de extras dando la bienvenida al barón. Somos ya testigos de varias escenas fantásticas como las increíbles habilidades de Kuchenreutter, el inseparable ayudante del barón, capaz de abatir un alce a millas de distancia. Un emisario del príncipe encarga al barón escoltar una dama a San Petersburgo, siendo las escenas allí ambientadas visualmente encantadoras, siempre haciendo ostentación de medios y presupuesto, pero con un resultado magnífico. No hay que decir que el barón y la zarina tienen un affaire, y se ven obligados a recurrir a los curiosos mecanismos del palacio para preservar su intimidad.

-El barón volando sobre la bala de cañón, en su aventura más característica-

El barón es nombrado comandante del ejército ruso en la campaña contra los turcos, donde conoce a su amigo “el corredor” capaz de galopar a la velocidad del rayo. Durante un lance de la campaña, se produce el famoso episodio del vuelo del barón sobre una bala de cañón. Hay que decir que estas escenas son un delirio de efectos especiales pretéritos resueltos de una manera eficiente y con un gran encanto. El barón es hecho prisionero pero su don de gentes le lleva a ganarse la amistad del Sultán, con quien hace una apuesta: El barón debe hacer traer de Viena un licor mejor que el del Sultán para ganar su libertad. Tras otra escena visualmente delirante el barón gana la apuesta y es liberado, pero antes de su salida hace uso de un anillo que le había regalado el conde Caligostro (un “mad doctor” inspirado en un personaje real) y que le otorga la invisibilidad (¿se inspiraría Tolkien en esto?).

-¿Goebbels?, sobre todo que se note que nos sobra presupuesto.... ¡Tranquilo Mein Fuhrer!-

Se dirigen a Venecia en barco, realizando una entrada triunfal en la ciudad que supone otra secuencia masiva rodada in situ donde se manifiesta que el presupuesto no era problema. Allí conocen a Casanova, quien les advierte de los inquisidores con quienes el barón debe batirse en duelo para vengar cierto lance de faldas. El barón le da tal repaso a su adversario que lo deja en pelotas y por ello deben huir de Venecia en un globo que Casanova tiene preparado. Tras unas deliciosas secuencias de un vuelo en globo sideral, el barón y Kuchenreutter llegan hasta la luna. Allí los instrumentos musicales crecen en los árboles, sus habitantes separan la cabeza del cuerpo y el tiempo pasa con una rapidez asombrosa, haciendo que Kuchenreutter envejezca en horas. Toda esta secuencia supone la culminación visual de la cinta, si se quiere en un tono algo Kitsch pero eficaz en su recreación fantástica. Así finalizan las historias del barón y regresamos al presente donde el barón hará sorprendentes revelaciones a sus invitados.

-A ver que le van a hacer al cuerpo por ahí sin cabeza... ¡no es coña, están hablando de eso!-

Nos encontramos ante una gran película de aventuras fantásticas en el mejor estilo colorista y visual de obras de la época como “El mago de Oz” o “El Ladron de Bagdad“. Sin duda las circunstancias políticas de su realización han impedido que éste título sea más conocido, pero nadie debe tener prejuicios ya que sesudos estudiosos han buscado incansablemente mensajes ideológicos fracasando siempre en el intento.
Valoración: 7/10
.

16 comentarios:

GUSTAVO dijo...

Esta pelicula hace tiempo que la quiero ver y no la he podido encontrar.
Una joyita del cine aleman!!
Saludos.

http://cinemaparadisouy.blogspot.com/

Möbius el Crononauta dijo...

Jeje los desnudos serían para animar a las tropas en el frente.

A ver si la ponen en algún cineclús o algo...

Salut

Lucifer, Becario del Mal dijo...

Ahora ya sabemos porqué tenian tanta prisa en invadir Venecia ;-)pero cierto es que los alemanes inventaron el fantástico cuando los demás aún aprendian a montar el trípode.
Saludos!

Quimerico Inquilino dijo...

Sin duda la mejor adaptación de los relatos de Münchhausen. Ritmo, colorido, efectos más que decentes... Pues eso, que la has descrito estupendamente!

Mr. Lombreeze dijo...

Concido con Mr. Quimérico, es una gran adaptación de Münchhausen. Una película notable y 100% recomendable. La cara de Hans Albers es la que siempre me viene a la cabeza cuando se habla de este personaje.

Lucifer, el fantástico lo inventó Mélies! je, je. Pero cierto es que los alemanes fueron los más punteros de los europeos en este género en el que, en general, le sacaron bastantes años de ventaja a los yankis, como bien dices.
Debían estar muy ocupados inventando el western, el musical y el cine de gángsters.

Dr. Quatermass dijo...

Gustavo, Móbius, yo hace tiempo que la buscaba sin éxito, pero recientemente se ha editado en DVD y es fácil de encontrar por cualquier otro sitio.

Lucifer, en épocas mudas Fritz Lang ya estaba haciendo "La mujer en la luna", así que te doy la razón. Por no hablar de Metrópolis.....

Quimérico, sí señor veo que estamos de acuerdo.

Lombreeze, sin duda una gran adaptación pero mantengamos el suspense para ver cual es la mejor, aún quedan dos interesantísimos Munchausens que revisar...

Saludos y gracias por vuestros comentarios!

Bargalloneta dijo...

quines ganes m'has fet venir de veure-la!!!!

Kike dijo...

Grandísima historia de fantasía, maravillas y aventura... si es que estos Nazis sabían hacer bien las cosas. Pero lo mejor de todo... ¡¡Es que no hay nada nazi en toda la peli!!

Kike dijo...

Por cierto, quería señalar la diferencia de ideología básica entre la versión de Munchausen de Zeman y la de Gilliam. Por que sino, luego se me olvida:

Mientras que Zeman cree que la ciencia nos ayuda ha hacer REAL lo MÁGICO, Gilliam toma una postura menos imaginativa al considerar que la razón MATA a la fantasía. La primera es una película "progresista", mientras que la segunda es "paranoica". Toma jeroma.

Dr. Quatermass dijo...

Kike, ya veo que estamos de acuerdo en la versión alemana, no esperaba menos de un fan de las aventuras fantásticas.

Sobre lo de Zeman y Gilliam, hablamos cuando salgan los artículos al respecto, aunque veo más claro lo que comentas de Zeman que lo de Gilliam, postura que yo no veo menos imaginativa, al fin y al cabi no se preocupa de buscar explicaciones al hecho fantástico, lo suyo siempre ha sido "for the sake of...". Pero interesante anotación.

Saludos!

Machete dijo...

No he visto toda la filmográfia de Gilliam pero esta és la más degenerativa argumentalmente, me gustó visualmente. Es todo muy teatral.

Dr. Quatermass dijo...

¿Gilliam?, ¿Pero te has leido el post?, que te he pillaodo haciendo fast-commenting!...

Machete dijo...

Si que me lo he leído pero esto me pasa por intentar seguir tantos blogs...estoy fatal...XD. Lo siento.

Dr. Quatermass dijo...

Jaja, tranquilo que le puede pasar a cualquiera, además pronto hablaremos de Gilliam...

Saludos!

Machete dijo...

Jajaja a ver si acierto la próxima...XD

g dijo...

Tiene pinta de ser una rareza absolutamente kitsch. Esto tengo que verlo.