"¡Viva el vino!" (Mariano Rajoy, 2007)

El Verano de Kikujiro (Kikujiro no natsu)

Takeshi Kitano, 1998
Después del éxito de Hana-Bi Kitano se sintió algo encasillado en el cine de Yakuzas que había marcado su carrera, por lo que decidió hacer algo radicalmente distinto que sorprendiera al público. Y vaya si lo hizo, pese a no conseguir tantos premios ni reconocimientos como con su anterior obra, consiguió dejar con un palmo de narices a buena parte de público y crítica con su inclasificable propuesta, una comedia surrealista que resulta tremendamente original, y que pese a sus defectos es recordada por muchos de forma entrañable. El argumento es muy simple: Masao es un niño que vive con su abuela y un día decide ir en busca de su madre que vive en otra ciudad. Mientras vaga por la ciudad se encuentra con su vecino Kikujiro (Kitano) y su esposa, quien sugiere a su marido que acompañe al niño en su viaje, pero Kikujiro es una persona muy especial (egoísta, ludópata, con muy mala leche, algo corto de luces, ...) con lo que el viaje acaba convertido en una odisea mientras van encontrando por el camino a los más inverosímiles personajes.

-Parasoles improvisados, completamente normal para el psicotrónico universo de esta cinta-

"El verano de Kikujiro" es efectivamente, una road-movie psicotrópica donde cualquier cosa puede pasar: Kikujiro se patea todo el dinero del niño apostando a las carreras, conocen a una hilarante pareja de motociclistas que se prestan a entretener al chaval con los más bizarros juegos (esa "pesca" de peces y pulpos), escapan al acoso de un pedófilo, se ven linchados al protestar un juego amañado en una feria ambulante..... Pero las aventuras de nuestros amigos no se limitan a bizarras situaciones, el punto dramático nos lleva a ver la realidad sobre la madre de Masao y el reflejo que Kikujiro vive sobre su propia situación familiar, sintiéndose impulsado a visitar atropelladamente la residencia donde vive su madre para irse justo un instante antes de verla. Este contrapunto tragicómico nos arrastra durante todo el metraje a una entrañable complicidad con los dos personajes, y en concreto acabamos cogiendo un enorme cariño al personaje de Kikujiro ante su predisposición para entretener a Masao y hacerle ver una realidad mucho más amable que lo que en realidad es. Y todo ello pese a una mala leche, que podría hacerle entrar en un Top-3 de personajes cabreados junto a Kark Frederiksen (Up!) y Walt Kowalski (Gran Torino).

-"Si en algun momento estas triste, solo tienes que tocar la campana y un ángel vendrá del cielo a ayudarte"-

Así, entre geniales detalles de puesta en escena, un humor visual que podría salir de una película de Buster Keaton, una visión costumbrista con aires documentales que recuerda a Jaques Tatí, bizarras secuencias de delirios y ensoñaciones, una insuperable banda sonora del habitual Joe Hisaishi con un precioso tema principal, y algunas imágenes para el recuerdo (Masao corriendo por las calles de Tokyo con su mochila con alitas, la pareja protagonista caminando usando hojas gigantes a modo de parasoles, el insuperable gag cómico de Kikujiro demostrando sus dotes para la natación, ...) vamos siendo testigo de la particular odisea de estos personajes tan especiales en diferentes capítulos explícitamente separados y titulados.

No todo en esta película me parece bueno, su director alarga el tempo en demasía en determinadas escenas y no todos los episodios son igual de interesantes. Creo que mejoraría con un metraje algo más reducido. Pero si uno pone paciencia y obvia estos inconvenientes, se encontrará con una originalísima propuesta, y con un gran personaje: Un Kikujiro para el cual Kitano se inspiró en su propio padre, al parecer un ludópata con mala leche que traía a su familia por la calle de la amargura.
Valoración: 8/10


Seguimos con la filmografía reciente de Takeshi Kitano, en este serial donde repasaremos todas sus películas desde Hana-Bi. En breve seguiremos con “Brother” (2000). .

16 comentarios:

Dialoguista dijo...

Bueno, como creo que ya te dije, yo te sigo en este repaso, asi aprendo!!!! Esta peli ya tiene unos cuantos añitos, y como para no desentonar, no la vi, jajajja. Que lista largaaaaaaaaaaaaaaa de pelis que tengo!!!!!!!
Me gustó la propuesta desopilante que plantea. Pero... ¿tenias que decir que al final no ve a la madre? jajjajajaja eso no vale!!!
Saludos!!!!

Dr. Quatermass dijo...

Jaja, si que es verdad que a veces uno se olvida que comenta para gente que ha visto y gente que no ha visto la película. De todas formas tranquila porque eso pasa a media cinta y no se genera intriga al respecto.

Saludos!

Quimerico Inquilino dijo...

Una película entrañable, aunque definitivamente me quedo siempre con el Kitano serio...

dvd dijo...

Es curioso, pero pensaba poner ésta hoy... La dejaré para más adelante. A esto le llamo yo sincronía...
A mí me pareció curiosa y divertida en la primera hora, luego se hace eterna y el final es insufrible, con los dos pazguatos haciendo de eso mismo..

redna dijo...

Una gran pelicula. Sin duda ajajaja.

Saludos.

rockomic dijo...

Impresionante, adoro esta película.
Cómica, tierna y dura a partes iguales. Tal vez no haya escenas ultraviolentas, pero el Kitano más extremo sigue ahí, si no que me dices de la escena del pederasta?
A mi se me hace divertidísima y amena hasta el final, y el hecho de alargar algunas tomas en planos inmóviles forma parte del particularísimo estilo de Kitano.
De esas road movies con distintos episodios (prog movie ;-) ), que personalmente tengo todos y cada uno bien grabados en el cerebro.
Y el personaje de Kitano, efectivamente, de los más entrañables que he visto en las últimas décadas.

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Una película que podría ser una especie de cuento, siempre bajo la extraña mirada de Kitano. Es brillante y mágica, pero me quedo con el Kitano más salvaje y serio que con este.
Saludos

Lucifer, Becario del Mal dijo...

por una vez creo que a una peli le sobran trescientos metros largos de bobina. Eso si, pura creatividad el resto, con autoparodia, no en vano su personaje se presupone emparentado con la mafia y usa a la caterva de Humor Amarilo. Maldita música, no hay quien se la quite de la cabeza.

Dr. Quatermass dijo...

Quimérico, Crowley, no sabría que deciros, a me va tambien el Kitano-desfase, que llega a su máxima expresión con las dos últimas.

Dvd, a mi tambien se me hace larga, pero no me parece que hagan el ganso más por el final que por el principio.... Jaques Tati hacia el ganso? y Buster Keaton?

rockomic, a mi tambien me parece entrañable la creación del personaje, pero sin embargo creo que si en lugar de 2h durara 90 min estariamos hablando de una obra maestra...

Pues algo de Humor Amarillo hay, sí. Lo de la música no se como interpretarlo, interpreto que te gusta... para mi es magistral.

Saludos y gracias por comentar!

dvd dijo...

Hay una diferencia: Tati y Keaton iban desarrollando su personaje en base a la trama, fundiendo "causa" y "efecto"; en KIKUJIRO..., Kitano está sobresaliente en su papel, pero los dos zumbaos del final no hay por donde cogerlos...

Dr. Quatermass dijo...

Vale, Dvd no te había pillado, te refieres a ese grupo de secundarios que aparece al final... bueno si supogo que es mejorable...

Fantomas dijo...

Una de las buenas películas de ese artesano que es Kitano.

Saludos.

Ivan dijo...

Magistral.

Rev. Harry Powell dijo...

Que quieren que les diga... me encanta esta película.

A veces, no hace falta una gan historia, sino alguien que te la cuente desde una perspectiva diferente y muy personal.

PD sobre el ritmo: si no es lento, no es Kitano. Así es él. Así es su cine. A algunos les resultara tedioso y lo entiendo. Yo espero que no cambie nunca en este aspecto.

Dr. Quatermass dijo...

Fantomas, Ivan, Reverendo, me alegro de que os guste como a mí. Reverendo, le doy la razón en que es más importante como se nos cuenta que la historia en sí, aunque ahora mismo no se si estoy contradiciendo los argumentos que di para que no me gustara Paranoid Park ;-)

Saludos!

catoya2009 dijo...

Me encanta el cine asiático que no se caracteriza por actores muy expresivos ni rapidez de la puesta en escena pero la inexpresividad de Takeshi Kitano, las escenas lentas sin una clara continuidad hacen que resulte una película insípida.Es además pretenciosa pues pretende hacer una revisión sin éxito de El Chico de Chaplin. Salvando algunos gags de cierta comicidad como la de las carreras de bicicletas y junto al rio con los dos jóvenes motoristas, el resto es un intento de algo que no llega. A diferencia de la genial El Chico, en El Verano de Kikujiro el cariño entre el yakuza y el niño no trasciende la pantalla. Para mi personaje de Kikujiro se mueve como un exboxeador tarado.

Lo siento, pero creo que se nota que no me ha gustado.