"¡Viva el vino!" (Mariano Rajoy, 2007)

De Cándida Villar, Guillermo Fesser y Gomaespuma

La cultura popular siempre nos ha dejado personajes de carne y hueso que por su singularidad han pasado a un plano de popularidad por encima de muchos personajes de ficción. ¿Quien no se acuerda de "El huevazo de la Sole", de El Risitas o de Carlos Jesús?, personajes unos con momentos de efímera popularidad, otros explotados hasta la saciedad por los infatigables programas televisivos modernos que fagocitan todo lo que genera un mínimo de interés (todos esos personajes que he mencionado no les sonarán de nada a los lectores de fuera de España, así que probar a pinchar en los enlaces para ver un vídeo de ellos). A veces estos personajes saltan de su cotidianeidad y acaban implantados en la ficción, pero la cosa no suele pasar de simples cameos, pero el caso que os traigo creo que es único (o yo no conozco otro parecido).

Empezamos hablando de Gomaespuma, el dúo radiofónico formado por Juan Luis Cano y Guillermo Fesser que tan buenos ratos me hizo pasar en mis ratos mozos. Lo suyo era la parodia currada, nada de imitaciones de famosos, en historietas guionizadas (¡e improvisadas!) que tenían mucho jugo (aquí algunos ejemplos). Aquellas historietas llegaron a la TV en forma de marionetas en uno de los mejores programas de humor que se haya hecho en este país, y que lamentablemente tuvo una vida muy efímera. En los últimos años el dúo realizaba programas en formato magazine donde el humor solo era un componente más y se perdió parte del encanto pero yo aún los seguí mientras seguían en horario matinal. Ahora hace unos años que andan parcialmente inactivos enfrascados en diversos proyectos personales pero manteniendo siempre una gran actividad solidaria en las múltiples campañas que apadrinan y recuperando las marionetas para surrealistas clases de inglés.



Siguiente parada: Cándida Villar. ¿Quien es Cándida?, pues la asistenta que estuvo trabajando en el hogar de Guillermo Fesser desde que éste era niño aportándole su surrealista visión del mundo, su filosofía vital única, y por supuesto su inclasificable léxico lleno de frases hechas inconexas que forman su mundo particular. Gomaespuma comenzaron a realizar gags sobre Cándida en forma de serial radiofónico donde Guillermo imitaba su peculiar forma de hablar en aventurillas que relataban algunas de las anécdotas de Cándida. Aquí podéis escuchar algunos ejemplos de estos seriales radiofónicos.

Así conocí yo a Cándida, pero el personaje cobra toda su dimensión cuando Fesser le dedica en 1998 su libro "Cándida, memorias de una asistenta. Cuando Dios aprieta, ahoga pero bien". Este libro se me pasó en su momento y este verano por fin he tenido ocasión de hincarle el diente. Fesser transcribe, ordena y novela el atropellado relato de Cándida para darle una mínima estructura, pero el relato en primera persona utiliza su inclasificable manera de hablar para contar su vida, desde luego una vida única en la que como comenta Fesser en la introducción es imposible saber que partes son ciertas y que partes Cándida cree ciertas, pero eso es parte de su magia.

Pese a que el libro se me hizo algo reiterativo ante tanto relato de los diferentes (y estrambóticos) hogares donde Cándida trabajaba, la magnitud de algunas de las anécdotas relatadas y algunas de las antológicas ocurrencias léxicas del personaje hacen que merezca la pena su lectura. Sin embargo, para mí su verdadero valor es desprender al texto del envoltorio y quedarse con el relato desnudo de un personaje anónimo sobreviviendo a las adversidades de la dura segunda mitad del siglo pasado para una mujer de provincias sin formación, que tiene que sacar adelante a una siempre creciente y conflictiva familia afrontando duros golpes de la vida con determinación y buen humor en una lección de filosofía vital que pocos catedráticos podrían dar: Desde hijos esquizofrénicos o drogadictos, pasando por todo tipo de problemas de salud, maltrato doméstico... las calamidades narradas parecen difíciles de afrontar en una sola vida. Y además Cándida puede ser vista como una versión castiza de Robin Hood o de El Lazarillo de Tormes, siempre desarrollando su picaresca para poder obtener algunos alimentos, o un nuevo empleo en una casa y además siempre dispuesta a ayudar a vecinos, familiares o cualquiera que esté en apuros. Hay muchas Cándidas, diría que en todas las familias hay alguna, y solo por que las nuevas generaciones se den cuenta de lo que costaba ganarse la vida en épocas no demasiado lejanas vale la pena leerse el libro, por otro lado divertido, ojo.

Y después de un periodo en que Cándida aparecía en los programas radiófónicos realizando seguramente las más bizarras críticas cinematográficas EVER, llegamos a la peli. Fesser consigue por fin sacar adelante su proyecto en 2006 después de haber tenido diversos escarceos en el medio como co-guionista de las películas de su hermano Javier "El milagro de P.Tinto" (Imprescindible) y "La gran aventura de Mortadelo y Filemón" (no tanto). En este caso Javier le devuelve el favor de colaborar en el guión y es el propio Guillermo quien se pone tras las cámaras. La apuesta es muy arriesgada, no se trata de un biopic, se trata de poner a la propia Cándida Villar interpretándose a sí misma, haciendo un papel que es su propia persona. Y la verdad es que la película funciona mejor que el libro, se centra en años mucho más recientes, e introduce personajes y situaciones de ficción que hacen que la historia tenga un hilo narrativo mucho más sólido (o que funcione mucho mejor como ficción). Cándida está sorprendentemente bien en su propio papel a lo que ayuda el cariño que Guillermo tiene por el personaje: Cada plano de Cándida rezuma amor y humanidad por los cuatro costados.

Encontramos mucho de lo que hay en las películas de los Fesser, personajes surrealistas, gags visuales, un reparto coral, y una trama central romántica que puede parecer un poco ñoña en apariencia pero que sirve para poner a Cándida ante el dilema de su vida: Después de años de sufrimiento y miserias tiene la ocasión de vivir un tranquilo retiro en Estados Unidos, pero su familia es incapaz de salir adelante sin ella. Que queréis que os diga, me gusta esta película, la he revisado por segunda vez y me parece igual de encantadora y divertida y además, cualquier película capaz de hacer varios gags sobre King Crimson y utilizar su música... ¡merece subir un punto la valoración!.



No se que será del personaje, cuando se estrenó la película tuvo algunas apariciones televisivas muy divertidas. Solo espero que por fin tenga el descanso que se merece y que nos siga iluminando con esa filosofía vital tan inspiradora. Ah! y que no se siga dejando "la piel en el pellejo".

Valoración (película): 7/10

8 comentarios:

jordim dijo...

Y a mi que me da pereza esta peli, con todo lo que me gusta gomaespuma..

Kinezoe dijo...

No es para tirar cohetes pero la recuerdo con cariño, igual que a la propia Cándida.

Yo también crecí con Gomaespuma. Muy grandes. Por cierto, "El Milagro de P. Tinto", que también la mencionaste, sí que me parece un auténtico peliculón. No ha vuelto a hacerse nada parecido.

Saludos.

Aitor Fuckin' Perry dijo...

En efecto el problema de estas personas que se convierten en personajes es que siempre hay alguien que se aprovecha de ellos para explotarlos. Por desgracia caen el ese juego y la cosa termina mal, mal. Por suerte parece que con esta buena mujer no fue así, yo tampoco he escuchado hablar de ella desde hace tiempo. Y antes tampoco, no conocía este libro que comentas Doc. El caso es que la película sobre Cándida me pareció preciosa y me puso muy tontorrón y casi suelto lagrimilla. Me recordó mucho a mi abuela, y supongo que no soy el único. Es una película muy bonita, qué más da que no sea un hito en la historia del cine.

Cinemagnific dijo...

A mi la peli me gusta, pero su desenlace no me gusta nada e incluso me revienta, sea o no verídico o venga o no a cuento. Y eso que tuvo partes que me emocionaron completamente y que me saltaron las lágrimas.

El libro me falta.

elprimerhombre dijo...

Hace tiempo que me recomendaron la película de Cándida pero aún no la he visto. Siempre me acordaré de los programas de radio de Gomaespuma de 7 a 10 de la mañana, aunque era más mi hermana la que los escuchaba; y, cómo no, de las críticas o opiniones de Cándida de las películas que iba a ver al cine (si de verdad las veía).

Un saludo!

Dr. Quatermass dijo...

jordim, prueba hombre, que si eres "Gomaespumiano" seguro que te gusta.

Kinezoe, efectivamente los Fesser nunca igualarán las maravillas de P.Tinto y parece que Javier ha tomado definitivamente otros derroteros.

Aitor, claro que sí. Que levante la mano quien no tenga alguien en su familia con filosofía "Candidista". Es lo que digo, que el final es ñoño de cojones pero acaba emocionando.

Cinemagnific, cierto que el final es dudoso y entiendo que te parezca baboso pero sí que es verídico, Cándida estaba en Nueva York viviendo como una reina cuando la reclamaron sus hijos en la miseria...

primerhombre, efectivamente ese era el horario desde mediados de los 90, pero para mí su mejor época era cuando estaban en Antena 3 y hacían un programa los Sábados de madrugada, eso si que era un despiporre!

Saludos y gracias por comentar!

Lucifer, Becario del Mal dijo...

Yo ataqué la película con ganas, pero me esperaba otra cosa. Como suele pasar en estos casos, no colmó mis expectativas.

Alimaña dijo...

Todo un hallazgo lo de Doña Cándida, tengo pendiente de ver la película, no creo que tarde mucho en verla.
Un saludo