"¡Viva el vino!" (Mariano Rajoy, 2007)

Quatermass Rock: Opeth y su increíble caso (primera parte)


Yo no se cuantos de por aquí podéis ser conocedores de la música de esta banda sueca, pero en mi caso particular se trata de uno de los pocos grupos a los que sigo de manera entusiasta desde hace más de diez años, y todo ello pese a practicar un estilo que de entrada y sin los matices apropiados, pues no me gusta. Por poner un poco en contexto, os dejo un temita de uno de sus álbumes anteriores para que veáis por donde iban los tiros hasta ahora, no salgáis corriendo que el cambio que han dado es asombroso (que no os confundan los primeros segundos):


¡Perdonar por la publicidad que han colado los de goear!


Así es, una de mis bandas favoritas se podía encontrar en las estanterías de "Death Metal" de las tiendas, pero acotar a esta banda en una etiqueta es como decir que Howard Hawks solo hacía comedias. Cada tema rezumaba ideas y compartía el protagonismo de los gruñidos o guturales con unas impecables voces limpias (cosa que os podéis imaginar la incomprensión en casa o entre algunas amistades, incomprensión que por otro lado me la ha traído sistemáticamente floja). Pero la cuestión es que no se trata solo de la alternancia de voces sino de unos temas con estructuras trabajadísimas y un trabajo de composición impecable, yendo el concepto siempre dos pasos por delante de lo que se pueda calificar como "metal", os dejo un ejemplo de otro maravilloso tema del catálogo de la banda, como podréis ver, en el otro extremo del abanico estilístico:



Hasta el día de hoy, el tipo de público que respondía a la propuesta de esta banda (con un seguimiento limitado pero ciertamente de culto), era variopinto pero lógicamente cercano a las propuestas del metal extremo. Tengo que explicar la anécdota de cuando fui a mi primer concierto suyo casi con miedo de que alguien me mordiera o algo parecido, y aunque había mucho headbanger, también encontré gente capaz de escuchar en las partes tranquilas y reposadas, nada que ver con los GARRULAZOS (eso si que son zoquetes) que te encuentras en el concierto promedio de Muse (por decir algo), que solo saben dar el coñazo en lugar de escuchar.


El alma-mater del grupo, Mikael Akerfeldt, es un tipo realmente peculiar. Perfectamente consciente de su posición semi-underground (aunque el grupo es ya muy conocido), se permite hacer lo que le salga de los mismísimos y crear la música que le sale de las tripas. Ya en 2002 sacó dos álbumes muy distintos, uno extremo (Deliverance) y otro delicado y melódico (Damnation), aquel movimiento no se vió tan radical porque parecía que era algo puntual y los más metaleros siempre podían tirar de Deliverance (una obra maestra del metal, por otra parte). Desde entonces los siguientes álbumes ya han mostrado una actitud de inquietud creativa pero pese a los cada vez más numerosos temas o fragmentos melódicos, el metal seguía muy presente. Hasta ahora.

Como este post está quedando un poco largo, os explico en el siguiente el giro que ha dado este grupo con su nuevo álbum Heritage. Algo tan radical que ha provocado que la mitad de sus seguidores salgan corriendo y los pongan a parir, algo que no se veía desde los tiempos de Queen y Hot Space (por buscar un ejemplo histórico de fans cabreados). Pero obviamente lo que cabrea a unos gusta a otros, y este álbum lo llevo escuchando de manera obsesiva durante una semana y solo puedo decir que es PACAGARSE. Solo os dejo esta píldora del nuevo álbum, una de las melodías más bonitas que recuerdo en mucho tiempo, una absoluta delicia construida simplemente con dos guitarras, un deleite para el oído. Seguiremos informando.


8 comentarios:

TSI-NA-PAH dijo...

Para mi con Heritage han conseguido ir un poco mas lejos! Los que son cortos de mira son los que han huido.Magnifico disco ,de una banda que a cada giro musical se hacen mas adultos!
un abrazo

redrum dijo...

Ni de chufla me sonaban, pero menudo cambio de la primera a la última pieza! Me los apunto!

Sí, la publi de Goear es una tocada de huevos...

1 saludo!

José Fernández dijo...

Yo solo conozco el anterior, y sintiendolo mucho, el death metal no es para mí. Y que conste que lo he intentado, pero que va. Pero había un tema, Burden, que si me ponía burro. En fin, que no se los puede meter a la ligera en el pelotón de death metaleros que aburren a las piedras, pero no son para mí.

dvd dijo...

Vaya, vaya... No sé si será casualidad o conexión intergaláctica, o qué; el caso es que tengo en el coche toda su discografía y llevo escuchándola desde hace una semana. Sí, es una progresiva (nunca mejor dicho) evolución, pero es natural cuando se trata de bandas con talento que se resisten a encasillarse. A mí también me gusta más su faceta "porcupintrera", ya me entiendes; y tengo un disco muy favorito suyo, DAMNATION, que comenté ampliamente en el otro blog. Este disco no lo he podido escuchar aún, pero pinta muy muy bien. Un saludazo, Dr...

rockomic dijo...

Para mí uno de los mejores grupos de la última década, seguramente el mejor junto a Porcupine Tree de largo.
Y un nuevo comienzo que se antoja puede ser muy grande. Lo hablamos en tu próximo post.

JasJ dijo...

A mí me tiran mucho para atrás las voces guturales, tanto que no puedo escuchar a estos tíos. Es lo que dices, musicalmente son increíbles pero no puedo con las canciones "gritadas" XD así que solo conozco el Damnation. Voy a probar este a ver qué tal, que he leído que es más tranquilo...Saludos Dr!!

Möbius el Crononauta dijo...

Los conozco, más de nombre que por escuchar su música. Imagino que deben ser bastante mejores que otros de su estilo, pero creo que no son lo mío.

Saludos

Dr. Quatermass dijo...

Bueno ya podéis encontrar la reseña del disco en el nuevo post, solo un comentario, los que decís que no os van el Death o los guturales, a por el último que no tienen nada que ver!!! leer el post!!