"¡Viva el vino!" (Mariano Rajoy, 2007)

No es País Para Viejos (No country for old men)

Joel coen, Ethan Coen, 2007
Nada menos que tres años tardaron los Coen en encontrar un proyecto que les permitiera regresar a su cine más personal tras sus discutidas comedias previas. Finalmente se decidieron por adaptar la novela homónima de Cormac McCarthy, editada apenas dos años antes. Con 25 millones de dólares de presupuesto y una recaudación de más de 150, se trata de su mayor éxito en taquilla, pero es que la recepción crítica tampoco pudo ser mejor, además de conseguir Oscars a la mejor película, mejor director(es), mejor guión y mejor actor secundario para Javier Bardem (su peluquero no consiguió ningún premio, por cierto). "No es país para viejos" supone la vuelta de los Coen a esas historias localizadas en entornos rurales con personajes muy apegados a su tierra que por azares del destino acaban convertidos en criminales. Es inevitable acordarse de "Fargo" o incluso de "Sangre fácil", pero mientras que en esas cintas la trama es bastante retorcida, en este caso es sorprendentemente simple, apostando los Coen por un lado por una acción más directa y detallada y por otro por el retrato introspectivo en un equilibrio cuanto menos discutible, como veremos más adelante.


-"Yo me llevo la pasta porque me apetece y me la suda todo lo demás"-

El guión es muy ingenioso estructuralmente, por un lado tenemos a Llewelyn Moss (Josh Brolin) quien encuentra un maletín lleno de dinero en un lugar del desierto donde ha habido una refriega entre narcotraficantes. Llewelyn se pasa toda la película huyendo de Anton Chigurh (Javier Bardem), un asesino implacable contratado por una de las bandos de narcos. Por otro lado tenemos al personaje del Sheriff Ed Tom Bell (Tommy Lee Jones), un personaje entrado en años más preocupado de no meterse en líos ante su inminente jubilación que de investigar la trama.

Los méritos de la película son muchos y a muchos niveles. Para empezar tenemos el brillante arranque de la cinta con esa minuciosa narración donde vemos como Llewelyn se ve metido hasta la cintura en el asunto, o las secuencias donde se nos presenta a Anton y su modus-operandi botella de gas en mano y lanzamiento de moneda al aire. Hacia la parte final, un tono reflexivo se apodera de la película (especialmente centrado en el personaje del Sheriff), quien a través de sus conversaciones con diversos personajes nos hace entender mejor su manera de pensar. Además es especialmente curioso el hecho de que los tres personajes principales apenas comparten alguna escena (si es que llegan a hacerlo).


-"Yo tengo principios, colegas: ¿Cara o cruz?"-

Punto y aparte merece el personaje de Anton, éste le promete a Llewelyn que asesinará a su esposa, y pese a que finalmente Llewelyn fallece asesinado por los narcotraficantes, Anton no puede menos que cumplir su palabra. Su integridad es turbadoramente brutal: Ha dado su palabra a un hombre fallecido, y debe cumplirlo aunque ello implique asesinar a una inocente y no obtenga ningún beneficio por ello. Además sobre la cinta sobrevuela un interesante tema de causa-efecto, donde cada personaje principal no acaba obteniendo lo que merece (o al menos no según las convenciones habituales): Las actitudes egoístas y manipuladoras de Llewelyn le llevan a una poco digna muerte, los principios de Anton le llevan a mantenerse con vida aún a costa de un brutal accidente de tráfico (no importa cuantas muertes haya causado, lo importante para los Coen es premiar su integridad), y por último el Sheriff Ed obtiene una tranquila y merecida jubilación: Su prácticamente nula implicación en el caso que tiene asignado no tiene castigo sino premio. Así, otro de los méritos de esta película es como los Coen subvierten los clásicos esquemas argumentales, en esta película la integridad a unos principios vitales puede más que cualquier atrocidad (u omisión del deber) cometida.


 -"No me toquéis las pelotas que estoy a punto de jubilarme..."-

Como aspectos mejorables, personalmente encuentro el final un tanto anti-climático, y creo que la segunda mitad de la cinta pierde ritmo respecto a la magnífica primera mitad, hubiera sido mejor distribuir la carga reflexiva a lo largo del metraje para llegar a un final más intenso, aunque está claro que se trata de un intento de llevar hasta las últimas consecuencias la subversión de los géneros cinematográficos de la que tan amigos son los Coen. Pero en cualuier caso se trata de quejas menores y se trata por tanto del regreso de los Coen a su mejor nivel, por mucho que "Fargo" siga quedando varios pasos por delante.
Valoración: 8/10


Por increíble que parezca desde que empezamos el pasado Mayo, estamos dando los últimos coletazos al serial con la filmografía de los hermanos Coen. Solo nos quedan dos paradas "Burn after reading" (2008), y la cinta que se estrena este fin de semana "A serious man".

12 comentarios:

Javier De Prado dijo...

Y lo que me gustó a mí esta película... Antes de nada, hay que admitir que cualquier material sacado de una novela de McCarthy es muy difícil de desbaratar, más si lo adaptan unos tíos como los Coen (véase mentes brillantes).

Grandísima película. Lo encontré muy cercano a un western crepuscular, y urbano claro, de una profundidad tremenda, teniendo en cuenta sus propuestas anteriores. El final sí es anti-climático, pero, realmente, el Sheriff habla por todos los personajes importantes de la película.

Por otra parte, la generación de tensión de los Coen, que ya de por sí era un hecho muy interesante, se ve muy potenciado aquí gracias al carácter asesino de Chigurh. En ese aspecto, en generar tensión, es una película que bebe mucho de Peckinpah (ese gran genio de la tensión en el ambiente), aunque de forma velada. En fin, peliculón.

Saludos.

Mr. Lombreeze dijo...

Parte de un supuesto absolutamente increíble, por poco creíble, (lo de dar de beber a un sediento moribundo...), y ese final, ese sueño... pfff.
Una pena, porque todo lo que sucede entretanto está muy bien.

Nosédecine dijo...

Por un lado destacar esta excelente crítica sobre la película, tengo que admitir que me resultó mejor de lo que esperaba y no podría coincidir más en la necesidad de un reparto más equitativo del ritmo a lo largo de la cinta, pero a fin de cuentas no creo que haya motivos suficientes para que el resultado final no resulte cómodo.
Un papel sorprendente de Bardem que le viene al dedo y fue justamente reconocido, con un final que te deja una sensación agridulce, pero agradable.
Un saludo.

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Una interesantísima película con un final bastante decepcionante para mi. Y a Bardem, pues nunca ha sido santo de mi devoción, pero aquí está muy bien.
Saludos Doctor, que los Reyes Magos le traigan muchas cosas.
Saludos

Quimerico Inquilino dijo...

Esta vez tengo que estar de acuerdo contigo en todo, incluido ese final anti-climático.

Un más que interesante título aunque no al nivel de Fargo o Muerte entre las flores.

Santi dijo...

"No es País para Viejos" es una de aquellas películas que al acabar la proyección te dan ganas de ponerte en pie y aplaudir a rabiar. Para mí fue lo mejor de 2008, al mismo nivel que la otra gran obra maestra de los Coen, "Fargo".

Me ha encantado el análisis que has hecho de la cinta, sus lecturas acerca de las consecuencias de los actos, la ruptura de los convencionalismos en muchos aspectos y las actitudes de los personajes. Me pareció una pelicula diferente y especial, y por ese atrevimiento esta cinta me dejó enamorado.

Enorme Bardem, que se come la pantalla en cada aparición, y también enorme el gran Josh Brolin, del que nadie parece acordarse de él a pesar del esxtraordinario papel que lleva a cabo, eclipsado por Chigurh.

¿Final anticlimático? Sí, pero debemos acostumbrarnos a que las películas acaben de forma poco convencional, solo así lograrán sorprendernos.

¡Un saludo, grandioso análisis!

Dr. Quatermass dijo...

Javier, cierto, el tema de la tensión está muy bien llevado y la sombra de Peckimpah sobrevuela le pelicula.

Lombreeze, nada hombre no se preocupe que ya me he preocupado a semi-discrepar con usted, que además es lo divertido, eh?

Nosedecine, Crowley, Quimérico, compartimos casi al 100% la visión sobre la peli así que poco que añadir.

Santi, tienes razón con el "olvido" de Brolin, hace un gran trabajo que merece casi tanto reconocimiento como Bardem.

Saludos y gracias por comentar!

rockomic dijo...

Coincido bastante. Gran película más o menos al nivel de El Hombre que Nunca Estuvo allí, aunque me sigo quedando con todos sus títulos hasta El Gran Lebowsky.
Lo mejor la creación de personajes y las interpretaciones, magníficas. Lo peor tal vez el final que te deja con la sesación de que falta algo más. De todas formas es de aquellos títulos que debería repasar de nuevo y tal vez me termine pareciendo incluso mejor. Algo así me ocurrió con Sin Perdón, que al revisionarla me ascendió a la categoría de obra maestra.

elprimerhombre dijo...

Comparto tu critica y tu puntuación sobre la película. A mí me gustó gratamente y ahora me han entrado ganas de volverla a ver. Además tiene bastantes secuencias muy bien resueltas, con un ritmo lento pero seguro. Un saludo!

dvd dijo...

No, no me gusta; fue la película con la que inauguré el blog y me parece que voy a tener que volver a verla, pero dentro de un par de años, con más perspectiva y menos mala hostia. Lo mejor es el papel de Bardem, pero todo está desaprovechado en aras del golpe de efecto. Y lo más mosqueante es lo que comenta Lombreeze, ahí está la clave; no puedes hacer un peliculón si hay una escena como esa, es inaudito; recuerdo estar en el cine y abrir la boca y querer largarme... Bueno, a ver si hay más suerte y podemos coincidir en otros títulos, porque los Coen, en general, me fascinan... Saludos.

Insanus dijo...

Ese final no es para todo el mundo, no es un final para viejos. Así que yo recogí la dentadura postiza, me unté las pantorrillas con pomada Reflex y la olvidé con mi conveniente Alzheimer (se activa cuando algo me decepciona).

No, en serio, el final es criminal.

Angel "Verbal" Kint dijo...

La verdad es que fue un final precipitado y tan abrupto que hizo que su calificación desde mi punto de vista bajara algo...aún así fue una gran película, aunque ni de lejos lo mejor de ese año ni lo mejor de los Coen por supuesto